La infancia es una etapa de la vida de gran importancia para la salud bucodental. El proceso normal de crecimiento, la adquisición de hábitos de higiene saludables y una correcta alimentación influyen en el desarrollo de patologías relacionadas con la boca y que pueden afectar a sistemas próximos.

Desde que aparece el primer diente (aproximadamente a los 6 meses) los padres deben limpiarlos tras la ingesta de alimentos con una gasa estéril empapada en suero fisiológico.

Cuando el niño tiene 2 años ya han erupcionado la mayoría de los dientes pueden comenzar a cepillarse con el cepillo infantil sin pasta porque hay riesgo de que se la trague.

Se recomienda que se realice la primera visita al dentista cuando el niño ha cumplido los tres años. A partir de entonces deberá acudir cada seis meses a una revisión.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted