Para llevar a cabo un blanqueamiento dental se deben dar una serie de condiciones en el paciente:
Las superficies de los dientes deben estar limpias y sin placa bacteriana.
Se requiere una higiene dental muy cuidada.
Las encias deben estar sanas.
No debe haber presencia de caries, ni infección, ni obturaciones filtradas.

En determinadas situaciones no está indicado someterse a un tratamiento blanqueador:
Durante el embarazo y el periodo de lactancia.
Si los dientes presentan fisuras profundas.
En algunos dientes anteriores con protesis fijas.
En dientes muy jóvenes(menores de 13 años)
En casos de hipersensibilidad dental

La odontologia moderna pone a nuestro alcance distintas técnicas de blanqueamiento dental. Los actuales métodos de blanqueamiento dental son sencillos, no requieren muchas sesiones, no dañan dientes, respetan los tejidos y ofrecen resultados probados. 

Publicado: 4 de Octubre de 2013